Blog de poitu

Blog de la gallina Poitu

Relatos cortos de esta y historietas.

El jaleo en el corral.

Escrito por poitu 15-03-2018 en Historias de Poitu. Comentarios (0)

Mi hermano y yo eramos los más madrugadores del corral. Esto lo teníamos que hacer si no nos queríamos meter en problemas, de esta manera buscábamos por la mañana los restos de la comida del otro día sin que nadie nos molestar. Aunque los bocados que encontrábamos para nuestras hermanas no eran muchos, eran suficientes para sobrevivir. Así pasaban los días y los días... Pero un día, el dueño nos echó la comida antes de que tan si quiera saliera el sol. Entonces supimos que algo malo iba a pasar, nosotros a esa hora estábamos despiertos como siempre, buscando comida. Pronto empezaron a venir los gallos mayores los cuales se llamaban Tom y Max. Estos al ser los líderes del corral, en el momento nos vieron a mí y a mi hermano comiendo, se enfurecieron, entonces me advirtió mi hermano que me fuera, yo le insistí que no, pero me obligó. Entonces me fui al rincón donde se encontraban mis hermanas. Junto a ellas veíamos lo que estaba pasando. Max se le acercó a mi hermano y le dijo que qué hacía este ahí, que a caso no se sabía las reglas. Mi hermano en ese momento retrocedió un paso atrás. Max enfurecido se lió a picotazos con mi hermano, yo y las demás gallinas observábamos semejante barbarie. Mi hermano aún era muy débil, así que no podía ni defenderse. Al acabar la pelea, mi hermano se quedó sin plumas alrededor del cuello. Esto en el corral es la humillación máxima a la que se puede llegar. Después de esto todo volvió a la normalidad, dentro de lo que cabía. Un día vino el hombre que nos daba de comer y se llevó a mi hermano al igual que se llevó a mi madre. En ese entonces supe que no lo volvería a ver nunca más. Ese mismo día juré venganza a mi hermano, haciendo pagar a Max lo que le hizo a mi hermano... 

Los comienzos de Poitu.

Escrito por poitu 13-03-2018 en Historias de Poitu. Comentarios (0)

Hola, mi nombre es Poitu, y soy una gallina en mi lecho de muerte. Así que he aprovecho en estos últimos momentos de soledad para contaros mi historia. Yo nací un día el cual no me acuerdo, ese día fue muy extraño para mí, todo estaba oscuro, pero mi instinto me decía que picara esa pared delante mio. Tenía mucha hambre así que empecé a comerme esa pared, la cual resulto estar buena. Conforme me iba comiendo esa pared, mis ojos se iban aclarando, entonces vi una persona mayor encima mio. Esta me daba calor y me daba de comer así que decidí que es iba a ser mi madre. También tenía dos hermanas y un hermano. Ellas se llamaban Ashley y Rigoberta, y él se llamaba Félix. La supervivencia en el corral era muy dura, todos los días salía a echarnos un cubo de pienso entremezclado con trigo. Por suerte nuestra madre era muy luchador y conseguía darnos de comer todos los días. Pero un día vino el mismo que nos daba de comer todos los días y se la llevó, luego nunca volvió. Eso me hizo a mí, la hermana mayor, hacerme cargo de todos mis hermanos. Esto no era tarea fácil ya que eramos 4 bocas que alimentar, así que con ayuda de mi hermano hacíamos lo que podíamos. Tras haber introducido mi vida, os contaré que intentaré escribir cuando pueda aventuras que nos ocurría a mi hermano y a mí.